DE LA IDEA…

Liternatura neix d’una intuïció i en sintonia amb el despertar de noves il·lusions personals i professionals.  

Durant el curs laboral, les meves passes com a lectora em porten habitualment a les llibreries, on explorar i fullejar llibres és un dels meus plaers preferits. Sempre em procura un espai de repòs i harmonia. Com a periodista, la mirada s’activa d’una altra forma, inquieta, sempre disposada a qüestionar i amb interrogants a la punta de la llengua: “Què està passant que cada dia creix més la taula temàtica de literatura i natura?”…

Durant les vacances d’aquell estiu del 2017, a les muntanyes de Prades, vaig lligar caps. A la tornada, vaig decidir presentar la meva idea de festival de literatura i natura a un premi d’emprenedoria cultural.

I va fluir. I estem plantant i regant la primera edició d’un festival que ja és de totes les persones que li donen suport, en formen i formaran part. A tots ells: gràcies.

Emma Quadrada, impulsora

…AL MANIFEST

Liternatura es una semilla que se planta por necesidad. Por el deseo de compartir una idea de la cultura y la naturaleza, y hacerla crecer.

Para regar esa idea, el festival cuenta sobre todo con palabras, pero también pinturas, música, actuaciones, y cualquier arte que en definitiva la permita arraigar y florecer manteniendo su frescura esencial. Es una semilla alimentada de ríos, montañas, hormigas, océanos, nubes, gacelas, tomillo, diluvios, algas, volcanes, piojos... y movida por verbos.

Los verbos que mueven son:

Cultivar el pensamiento sobre naturaleza en el país con más Reservas de la Biosfera del mundo;

Ofrecer un punto donde anidar un tiempo a quienes deseen participar de ese cultivo;

Evidenciar que la alianza entre cultura y naturaleza es un mundo extrañamente poco explorado, y preguntarse por qué;

Tejer una red de galerías que conecte a quienes deseen compartir semillas de este estilo;

Crear obras, espacios y charlas que promuevan la vida saludable;

Cambiar el clima enrarecido de artificios por historias fundamentales que apunten a la raíz de nuestras inquietudes;

Presentar a las personas que, desde hace mucho, cultivan la semilla con dedicación y, a menudo, en silencio;

Rastrear perlas naturales y literarias que casi nadie se ha interesado en buscar;

Activar el deseo de plantar semillas frescas;

Polinizar la imaginación de los niños para que aborden el futuro respetando el entorno natural, y creando a partir de él;

Rescatar algo del origen. El de la Tierra y el nuestro.

Gabi Martínez, escritor